20120109

--

(Licenciado Verdad, Centro Histórico.)

2.08 pm

“¡Ámame tu también!, yo pierdo el juicio,

Nada me importa, pobre perro por doquier te sigue,

Tu huella, tu deshonra, este amor es tan ardiente,

Yo mendigo y tú ramera; ¡Tu todo lo afeas y todo lo invades

Con muecas, con babas, con obscenidades!”.

(Y una voz inflexible grita: ¡Esthghu.l---)

Un hombre me interrumpió, chocó con mi brazo izquierdo, lo miré, era un adulto, quería platicar conmigo y no pude negarle que lo hiciera, por tanto comenzó a decir: -“Es que no me gusta estar solo, y psss mira, al chile ando bien preocupado carnal”-. “y eso” (pregunté). -“Tsssss es que mi vieja no me contesta, la que me contestó fue la pinche suegra, pero no me dice nada la culera”-. “Y tu qué pedo, ¿A dónde vas?” (pregunté), (sonrisa), -“Pssss voy a ver a una nalguita”- (risas), “Entonces no mames, no te quejes que no conteste, si andas de culero, es el karma carnal” (le dije).

Me contó lo que hacía, su vida, era un “telero”, vendía telas en la calle de Venustiano Carranza, tenía ya su segundo matrimonio (¡Vaya logro!); vivía en Vallejo cerca de metro Politécnico; tenía cuatro hijos, -“Uno de ellos, el más chico, de 20 años, siempre me regaña, es que estudia filosofía, ese cabrón me respeta, pero no tolera mi comportamiento”-. Yo simplemente le recordé las palabras de Gregorio Marañón: “Filosofía es una cosa con la cual y sin la cual el mundo queda tal cual”. Reímos, brindamos y me preguntó en una forma un tanto intrigante que cuantos años le calculaba. Le respondí que de 40, se asombró, incluso bajo su cerveza y la colocó en el suelo, me miró profundamente y dijo: -“Al chile hijo, acabo de cumplir cuarenta hace dos meses, me da gusto que me hayas respondido”-.

Me abrazó y lo abracé…nos abrazamos, al poco instante se puso de pie y me dijo que cualquier tela ahí cuando se me ofrezca a precio de “banda”. Nos despedimos. Lo vi entonces alejarse para adentrarse a la calle de moneda, era un buen hombre, “chaca”, pero con voluntad, ya que había dejado de robar…tomé asiento, pienso, y luego escribo:

“Y con tus mismas ansias lleno mi corazón,

Pondrás tus labios en mi rostro enjuto,

¡No escucharé el eco de tu paso!

¡Jamás!,

¿Porqué las flores, los cantos, las caricias?,

¡Ay tanto amor para tan breve instante!…

Y sueña,

Ama,

Vibra,

Sueña,

Canta,

Baila,

Y la última hoja del árbol cayó”…

No hay comentarios:

ANTECEDENTES

ESQUIZÓMATAS

Esquizoversos es propiedad intelectual de los autores del contenido en cuestión.. Con la tecnología de Blogger.